Conducción con climatología adversa

Para evitar un accidente de moto, lo mejor es, siempre tener en cuenta una serie de consejos a la hora de conducir en circunstancias que algunas veces, no son las más adecuadas, como por ejemplo puede ser la climatología adversa. En este sentido, siempre que se va a practicar la conducción con climatología adversa, es recomendable adecuar la velocidad a las circunstancias de la vía, en donde hay una serie de consejos generales que podemos utilizar a modo de precaución.

Para poder seguir teniendo seguridad en estas circunstancias, es importante aumentar la distancia de seguridad, de modo que si ocurre un frenazo repentino, podamos reaccionar siempre a tiempo. Además, por supuesto, es aconsejable por norma general, disminuir la velocidad.

climatología adversa

climatología adversa

Con respecto a la frenada, también hay que tener en cuenta una serie de factores como, por ejemplo, ser mucho más sutil en la frenada, procurando nunca frenar con la moto inclinada y menos aún con la rueda delantera. También tendremos que procurar inclinar menos la moto, para poder seguir teniendo más control y adherencia a la carretera.

Conducción con climatología adversa en determinadas circunstancias

La climatología adversa, puede serlo en diferentes circunstancias y en este sentido, también cambian los consejos que hay que tener en cuenta para poder seguir teniendo la misma seguridad.

climatología adversa

climatología adversa

Si estamos conduciendo con lluvia, hay que tener en cuenta que la adherencia será mucho menor y tendremos que tener cuidado sobre todo con las primeras gotas, ya que éstas pueden crear una película en el asfalto con la suciedad del mismo que puede resultar bastante resbaladiza. Además, deberemos de evitar los charcos por el efecto del aquaplaning y, dentro de la ciudad, prestar atención a las pinturas de los pasos de cebra en donde algunas de éstas pueden resultar bastantes resbaladizas.

climatología adversa

climatología adversa

Si, por el contrario no tenemos lluvia, pero contamos con un fuerte viento, éste nos puede hacer perder la estabilidad con facilidad y nos puede provocar una caída. Lo más recomendable en este caso es agarrar con firmeza el manillar y tratar de buscar la posición más aerodinámica posible para hacer frente al viento. Nos podemos esconder bajo la cúpula de la moto y acercar tanto cuerpo como piernas hacia el depósito. En estas circunstancias, hay que tener especial cuidado a la hora de adelantar camiones puesto que nos pueden provocar una fuerte ráfaga de viento al rebasarlos y hacernos perder el equilibrio.

Por último, con respecto a la nieve y el hielo, directamente es mejor no conducir la moto; pero si te ves obligado por la circunstancia que sea, presta especial cuidado con las placas de hielo que te puedes encontrar y lleva a cabo todas las maniobras de la forma más suave y sutil que te sea posible.

Post a comment